Alianzas de boda, ¿qué debes saber antes de comprarlas?

Hoy en el blog de El Pantano te contamos todo lo que debes saber sobre las características que debes tener en cuenta al comprar tus alianzas de boda.

8 octubre 2015
Alianzas de boda

Toda boda, por muy moderna, original o innovadora que sea, suele tener un alto grado de tradición detrás de ella. No importa si el photoboot es único o si la tarta tiene 132 pisos, en líneas generales va a haber muchas cosas que se van a repetir con la gran mayoría de las bodas (el hecho de tener una tarta, de por sí, es una de esas cosas).

Pero dentro de estos elementos que se repiten hay algunos que son más importantes que otros, y hoy hemos decidido dedicar nuestro artículo a una de estas partes tan importantes: las alianzas de boda.

Las alianzas de boda son un símbolo de unión entre dos personas que no solo representan esto en nuestra cultura, sino también en muchísimas otras culturas alrededor del mundo, por lo que su presencia es casi una obligación en las bodas de todo el mundo. Ahora bien, sabemos que muchas veces elegir el tipo de alianza puede resultar engorroso por no saber bien qué modelo elegir, de qué material debe estar hecho o si la de la novia debe ser igual que la del novio, por lo que hemos decidido que nuestro artículo de hoy serviría como guía para poder elegir las alianzas de boda perfectas de acuerdo al gusto de cada una ¿empezamos?

 

El material

En su gran mayoría las alianzas de boda se fabrican en oro, que al ser un metal noble no se oxida ni genera alergias. Este metal puede variar de color, existiendo la posibilidad de elegir entre amarillo, rosa o blanco. Esta última versión funciona como una especie de “sucedáneo” del platino, otro metal noble muy bonito, pero mucho más caro.

También se realizan alianzas en plata sola o plata combinada con paladio. Esta última combinación ofrece un resultado muy bonito y a la vez mucho más económico.

La elección del material se realiza en base pura y exclusivamente a gustos personales y a la capacidad económica de cada pareja. Teniendo en cuenta eso, la libertad para elegir el material es absoluta.

 

El modelo y la forma

Alianzas de boda

Mientras que las alianzas de media caña son rectas en el interior y curvas en el exterior, las de media caña invertida son a la inversa.

Hay muchísimos modelos y diseños diferentes de alianzas de boda que, al igual que con el material, quedan sujetos al gusto de cada pareja. Las más elegidas suelen ser las de tipo lazo o de media caña o media caña inversa, aunque hay muchos otros modelos que podéis elegir (incluso hay, aunque a nosotros la verdad no nos gustan mucho, alianzas de boda que parecen tuercas de ferretería)

Nuestras recomendaciones para elegir el modelo de las alianzas son básicamente dos: primero que vaya en consonancia con vuestra forma de vestir, ya que si sois modernos para vestir y usáis una alianza sacada de 1932 no va a quedar muy bien. Y por otro lado que no os dejéis llevar por las modas; recordad que llevaréis esa alianza el resto de vuestras vidas, pero que la moda en seis meses cambia de nuevo.

 

La talla

Muchos pensarán que aquí no hay nada que decir, que la talla es la que nos diga nuestro propio dedo y listo ¿no? Pues no, porque el clima, el momento del mes o los esfuerzos que hagamos en nuestra vida diaria pueden hacer que el tamaño de nuestros dedos varíe de un día a otro. Por eso no es recomendable comprar las alianzas de boda en días muy calurosos ni muy fríos, después de haber hecho grandes esfuerzos con las manos (levantar bolsas de las compras, ejercitarse con pesas, etc.), ni cuando estéis con el síndrome premenstrual, ya que estas situaciones pueden hacer que nuestros dedos se ensanchen un poco y nos hagan comprar una alianza en una talla incorrecta.

En cuanto a la forma en la que deben sentirse, digamos que tiene que estar en un punto medio: la alianza no debe estar muy suelta para evitar que se salga con cualquier movimiento de la mano, ni debe estar muy apretada para que no parezca que nos está cortando la circulación.

 

El calibre

Alianzas de boda

Lo ideal sería que el ancho se adapte al tamaño de la mano

Al ancho del anillo se lo suele denominar “calibre” y, al igual que con todo, es el equilibrio y el buen gusto lo que debe hacernos elegir la medida adecuada. El ancho se especifica en milímetros y suele variar entre los 0.9 mm y los 12 mm, aunque los anchos más comunes van de los 2.5 mm a los 6 mm.

Para elegir la medida correcta deberías tener en cuenta el tamaño de la mano que lo vaya a lucir: si es una mano muy pequeña un anillo de 10 mm resultará excesivo, mientras que en una mano muy grande uno de 1 mm casi no se verá.

 

El grueso

Aquí no hay tanto que elegir porque la variación no suele ser mayor a 1 mm (habitualmente el grueso de las alianzas de boda va de 1 mm a los 2,2 mm), pero sí es necesario tener en cuenta que cuanto más grueso será, por lógica, más caro.

 

El acabado

Anteriormente todas (o por lo menos la enorme mayoría) las alianzas de boda tenían el acabado brillante, pero con el tiempo se han ido sumando otras versiones de acabado entre las que podemos encontrar el mate fino, mate diamante o mate seda, entre otras. Aquí no hay una versión mejor que otra, por lo que nuevamente queda sujeto al gusto de cada pareja.

 

Gemas o piedras

Alianzas de boda

El zafiro es una de las piedras preciosas más de moda hoy en día en las alianzas de boda.

Las alianzas de boda suelen adornarse (en especial la de la novia) con distintos tipos de piedras preciosas, entre las que se destaca el diamante, aunque no son pocas las novias que deciden utilizar otro tipo de piedras como la esmeralda o el zafiro, entre otras.

 

El grabado

El grabado interior (o el lateral en el caso de las alianzas de boda con grosores superiores a los 2 mm) suele llevar la fecha de compromiso, de aniversario o de casamiento, pero también puede ser algo más único como una frase que los represente como pareja o el nombre del lugar donde se conocieron. No hay límite si hay creatividad.

 

Últimos consejos

  • El oro blanco no es blanco sino que se lo galvaniza con rodio, un metal que lo hace lucir más blanco de lo que es, pero que con el tiempo se desgasta y va dejando relucir el color real del oro (o sea, amarillo).
  • El oro apaladiado no sufre el decoloramiento del oro rodiado, aunque tampoco es blanco sino más bien un gris similar al titanio.
  • La plata no es hipoalergénica, por lo que debéis aseguraros que ninguno de los dos es alérgico a este metal si queréis hacer vuestras alianzas de boda con él.
  • El titanio no es muy recomendable para alianzas ya que si en algún momento es necesario realizarle alguna modificación (agrandarla, por ejemplo) es difícil encontrar joyeros que lo hagan, y más difícil encontrar joyeros que lo hagan bien.

 

Si te ha servido el artículo compártelo y cuéntanos ¿cuál es tu tipo de alianza favorita?