La boda celta, un ritual alternativo lleno de magia y simbolismo

Las bodas celtas, además de bellas, tienen una profunda carga simbólica que las hace especialmente atractivas. Te contamos el paso a paso de la ceremonia.

29 noviembre 2018
Símbolos de una boda celta

Hay parejas que buscan un tipo de ceremonia diferente, no ya en cuanto a la temática, decoración y demás, sino en cuanto al propio ritual en el que se produce el enlace. En estos casos, una boda celta ofrece una alternativa muy interesante. Si te atrae el mundo de los druidas y los duendes, sigue leyendo, puede que hayas encontrado la opción perfecta para celebrar tu boda.

 

Características de una boda celta

Por un lado, debes tener muy en cuenta que la ceremonia de matrimonio de una boda celta es muy profunda y significativa. Según los celtas, dos almas se unen con el objetivo de que sus fuerzas y cualidades se dupliquen y así suplan sus carencias y defectos con el apoyo y aprendizaje del otro. Más que un intercambio de anillos, se trata de la unión de dos almas a través de un amarre de manos.

La naturaleza juega un papel muy importante. Lo habitual es que una boda celta se celebre al aire libre, en plena conexión con la naturaleza; el respeto al planeta cobra mucho protagonismo.

Una boda celta se divide en dos partes. Por un lado, el matrimonio, que es la ceremonia en sí. Por otro, la boda, que es la celebración. Veamos en qué consiste la ceremonia (si lo que has leído hasta ahora te está enganchando, cuando descubras el paso a paso de la ceremonia te vas a enamorar del todo de este ritual).

La ceremonia de una boda celta

Es muy habitual que haya dos sacerdotes (especialistas en bodas celtas, evidentemente), pero también se puede hacer con uno. La ceremonia se celebra en un altar orientado hacia el Norte, con un círculo de flores blancas en el suelo y cuatro velas situadas en los cuatro puntos cardinales. Sobre el altar se pone una vela dorada (que simboliza el Sol), otra plateada (la Luna), una blanca (los presentes), la vela nupcial (que también será blanca), un cuenco con sal (representando a la Tierra) y otro cuenco con agua (que representa, lógicamente, el Agua).

Al principio de la ceremonia, el celebrante (o celebrantes) explica el motivo de la reunión, lo que viene siendo una declaración de propósito, y pide la bendición de los elementales del Este, Sur, Oeste y Norte. Entonces entran los novios, por el Este y de la mano de los padrinos, y se sitúan dentro del círculo de flores. A continuación, el sacerdote recita una serie de oraciones para honrar a los antepasados de la pareja, presentes y ausentes. Después los novios entregan regalos a sus padres y colocan una ofrenda en el altar, que simboliza la Tierra y la Naturaleza.

Tras una serie de preguntas a los novios, llega el momento más conocido de las bodas celtas, la unión de manos (handfasting) y la presentación de los símbolos del ciclo de la vida, los anillos. De nuevo se pregunta a los novios, que deben responder si juran traer luz, amor y felicidad a su unión y, al mismo tiempo, encender la vela nupcial. Tras el juramento, se desatan las manos y la pareja se entrega los anillos mutuamente. Entonces cogen la piedra nupcial y la consagran colocando las manos sobre ella. El resto de invitados tienen cada uno una piedra, todas cargadas con la energía del momento y los buenos deseos que han sido pronunciados en voz alta previamente. Las piedras se colocarán en la cesta del altar, para que los novios se las lleven a casa y atraer así buenos deseos a sus vidas.

Otro momento muy pintoresco es el que viene ahora, cuando la novia coloca una escoba en el suelo y los recién casados se cogen de la mano y saltan sobre ella. La escoba simboliza la herramienta para limpiar lo viejo y dar paso a lo nuevo, es decir, dan el paso hacia su vida juntos.

La ceremonia concluye dando gracias a la Naturaleza, tomando cada uno un trocito de pan y un sorbo de vino, y dejando también un trozo de pan y un chorro de vino sobre el suelo. Todos los presentes crean un gran círculo y recitan una plegaria cogidos de la mano.

 

¿Qué te ha parecido? Lo cierto es que es un ritual muy hermoso y original. ¿a que sí?

Si has acudido alguna vez a una boda celta, cuéntanoslo en comentarios, nos encantará conocer tu experiencia.

Gracias por leernos y por compartir nuestros artículos ;)