Cómo secar un ramo de flores de novia

Secar tu ramo de novia es una manera de conservar un recuerdo muy especial y significativo del día de tu boda. Hoy te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

13 febrero 2019
Ramo de flores secas

Hay muchas tradiciones con el ramo de novia, las más populares son regalárselo a alguien especial o lanzarlo de espaldas a las invitadas solteras (se supone que quien lo consiga será la próxima en casarse). Pero hay otra opción, y es conservarlo de recuerdo. En tal caso, puedes pedir un presupuesto a un profesional, y asegurarte así de obtener un resultado perfecto. Pero también puedes lanzarte a la piscina y hacerlo tú misma en casa.

Sea como sea, si quieres conservarlo es importante que lo cuides muy bien antes del proceso de secado (para evitar que se dañe en exceso) y que no dejes pasar muchos días. Si puedes, ya durante el propio día de la boda mételo en una nevera (no en el congelador).

 

Aquí tienes algunas técnicas bastante sencillas para conservar tu ramo de novia:

Secado boca abajo

Esta de una de las técnicas de secado de flores más antigua y tradicional. Lo primero que debes hacer es retirar los pétalos dañados. A continuación, cuelga el ramo boca abajo en un lugar oscuro, seco y bien ventilado (por ejemplo, un armario en el que no haya humedad, con la puerta entreabierta). A medida que pasen los días, las flores se irán secando y menguando. En 2 o 3 semanas, estará completamente seco. Entonces, colócalo en su posición natural y rocíalo con laca en spray a una distancia de unos 20 cm; así, lo protegerás del polvo y evitarás posibles roturas. Para una mayor protección, aplica barniz en aerosol.

Secado con solución de glicerina

Este producto (que puedes conseguir en una farmacia o tienda de manualidades) está especialmente recomendado en caso de que haya ramas y hojas, pero hay que tener cuidado con las flores, ya que podría oscurecerlas. Solo tienes que sumergir el ramo en un recipiente que contenga la misma cantidad de agua y de glicerina, durante 3 semanas como máximo. Pero no olvides echarle un vistazo regularmente, por si notas cambios en la coloración de las flores. Cuando los pétalos están flexibles y no haya signos de fragilidad, retíralas. Es recomendable que a continuación las laves con un poco de jabón y las seques cuidadosamente.

Secado prensado

Esta técnica es sencilla, pero algo más engorrosa. Consiste en separar las flores y colocarlas entre dos papeles de cera o de periódico, con un montón de libros encima. Al cabo de pocas semanas, estarán secas. Con esta modalidad puedes dar rienda suelta a tu creatividad y componer un cuadro para decorar tu hogar, o quizá montar una composición con el ramo y otros elementos de la boda (fotos, el menú, una invitación…). Ten en cuenta que si quieres volver a montar el ramo igual que el original, conviene sacarle muchas fotos antes de deshacerlo.

Secado en jarrón

La opción más cómoda de todas, metes las flores en un jarrón y esperas a que se sequen. Eso sí, el jarrón debe tener la altura adecuada para que no se doblen los tallos, así que es recomendable que lo tengas preparado de antemano.

Secado en microondas

Otra versión cómoda y además muy rápida. Puedes hacerlo de dos maneras:

  • Pon un papel absorbente en el microondas y coloca encima las flores con un vaso de agua al lado. Programa el microondas 2-3 minutos, y retíralas. Déjalas reposar durante un día.
  • Coloca las flores en un recipiente apto para el microondas y cúbrelas con arena (la arena para gatos es perfecta).

Secado en horno

Esta opción es más eficaz con ramos de flores muy tupidas, tipo crisantemos. Colócalas en la rejilla del horno y programa una temperatura de 70 grados durante 2 horas. Para que no se quemen, deja la puerta del horno entreabierta.

 

Ramo de novia seco

 

¿Conoces más opciones sencillas para secar un ramo de flores de nova en casa? Cuéntanoslas en comentarios y no olvides compartir este artículo en tus redes sociales.